Campeonato de Religión

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La luz de Cristo
Los estudios sobre la relación entre el cristianismo primitivo y la Antigüedad pagana.

Concierto de Pascua en Madrid

La orquesta asturiana Sinfonietta Concertante ofrecerá el próximo sábado día 16 de abril en la iglesia benedictina de san Plácido

JMJ Cracovia 2016

Durante la JMJ el cuerpo del Beato Pier Giorgio Frassati será exhibido leer

Muere un Gran Sacerdote
Tenía bastantes años. No sé exactamente cuántos leer

La luz de Cristo

Dentro de los numerosos estudios sobre la relación entre el cristianismo primitivo y la Antigüedad pagana desarrollados en la primera mitad del siglo XX por el historiador, arqueólogo, filólogo y sacerdote católico F. J. Dölger, destaca este escrito breve. En él se aborda un interesantísimo tema: la relación existente entre las bendiciones y ritos vespertinos dedicados a la luz que realizaban los paganos, y las bendiciones y ceremonias cristianas, tanto domésticas como comunitarias.

Mientras que los paganos aclamaban a la luz como «amada luz» y «luz buena», los cristianos, por su parte, llamaban a Cristo «Luz sin ocaso» y «Luz gozosa». Los ritos paganos del encendido de las lámparas dieron paso tanto a lucernarios cotidianos (las vísperas) como a vigilias solemnes de Pascua, en las que ya en la Antigüedad se alternaba la aclamación Lumen Christi con su respuesta Deo gratias.

¡Os animamos a leerlo! Merece la pena.

Ediciones Encuentro. Franz Joseph Dölger
ISBN: 
978-84-9055-085-4

Oración oficial de la JMJ 2016 de Cracovia

''Dios, Padre misericordioso,
que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo
y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo, Consolador,
te encomendamos hoy el destino del mundo y de todo hombre''.

Te encomendamos en modo particular
los jóvenes de toda lengua, pueblo y nación.
Guíales y protégeles en los complejos caminos de hoy
y dales la gracia de poder cosechar abundantes frutos
de la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia.

Padre celestial,
haznos testigos de tu misericordia.
Enséñanos a llevar la fe a los que dudan,
la esperanza a los desanimados,
el amor a los indiferentes,
el perdón a quien ha obrado el mal
y la alegría a los infelices.

Haz que la chispa del amor misericordioso
que has encendido dentro de nosotros
se convierta en un fuego que transforma los corazones
y renueva la faz de la tierra.
María, Madre de Misericordia, ruega por nosotros.
San Juan Pablo II, ruega por nosotros''.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal